Celebra una NAVIDAD sin remordimientos

La Navidad es una temporada llena de alegría, momentos y luz; sin embargo eso no debe ser excusa para descuidar nuestra salud y nuestro cuerpo. Es más, debe ser ese momento en el que reconectamos con nosotros mismos, el momento de pensar quienes somos y quienes queremos ser.

A pesar de ello, durante estas fechas solemos encontrarnos con un marco muy distinto, solemos encontrarnos con extremos:

  • El extremo de EXCESOS: suelen ser esas personas que están deseando que lleguen estas fechas para tirarse los días comiendo y bebiendo y suelen pensar: “estas fechas son muy malas para ponerse a cuidarse” o “ya me pondré en Enero”
  • Por otro lado nos encontramos con las RESTRICCIONES: suelen ser personas que no disfrutan estas fechas, evitan cualquier encuentro social o hacen restricciones para compensar los futuros “excesos”, estas personas suelen pensar “mañana me levanto a las 6 para ir al gimnasio y quemar el turrón que me he comido” o “ni loco me tomo una copa de cava, es alcohol (a pesar de querer tomarla)”

¿Y tú, que tipo de persona eres en Navidad? ¿La de los excesos, la de las restricciones o ninguna?

Si no eres de ningún extremo me alegro, vas a poder disfrutar de las mejores Navidades rodeado de tus seres queridos y cuando entre Enero no vas a tener ningún tipo de remordimiento. En cambo, si eres de alguno de los dos extremos, déjame decirte que tener una buena relación con la comida es fundamental, y es fundamental para estas fechas y para el resto del año. Y para que empieces a disfrutar ahora y no tengas que empezar en Enero, te doy unos consejos para que puedas pasar la mejor Navidad sin remordimientos cuando acabe:

Márcarte unos objetivos realistas.

Para ponerte en marcha con el cambio de hábitos es fundamental plantearse objetivos, pero objetivos realista. No quieras perder en un mes todo el peso que nos ha podido perder durante el año o ir al gimnasio todos los días si antes no salías ni a caminar un día. Puedes proponerte este mes comer dulces solo los días festivos, en vez de quitarlos definitivamente o salir un par de veces a la semana a correr con amigos en vez de querer ir todos los días.

Atención con las bebidas

El agua debe ser tu bebida principal. Y con esto no digo que solo bebas agua, si te apetece tomar una cerveza o una copa de vino. Pero debemos ser conscientes que durante estas fechas los refrescos y el alcohol se suelen convertir en la principal fuente de kcal, además que un consumo excesivo de ellos puede hacer que sean las peores Navidades de nuestra vida.

No excluyas las comidas para compensar.

Cuando sepas que tienes una comida o cena que pueden ser abundantes, no te saltes el desayuno o la comida para compensar; es mejor llegar a esas comidas con el hambre justa, para poder ser conscientes de la ingesta que realizamos y no dejarnos llevar por nuestro estómago hambriento. Y cuando hayas realizado una comida densa, no dejes de cenar para compensar el exceso, cena según tu apetito, aunque sea algo ligero, como una fruta, algo de verdura o un yogur.

Planifica.

Durante estas fechas es fundamental planificar los días, planificar la compra y planificar el menú. De esta forma, por ejemplo, víspera de Navidad no andaremos comprando a lo loco, comprando lo que podíamos haber comprado unos días antes a un precio más razonable, teniendo que modificar el menú que teníamos pensado y sin tiempo para prepararlo y disfrutarlo.

Se racional. La semana de antes planifica el menú, ve a comprar lo que puedes comprar con antelación, deja preparados algunos platos el día de antes y de esta forma podrás disfrutar de un día tranquilo, sin sorpresas y sin estrés.

Aporta valor.

Añade valor a tus comidas. Realiza aperitivos saludables, donde predomine la verdura, como unas chips de berenjena o calabacín o un hummus de remolacha. Dale protagonismo a la fruta en el postre, haz una macedonia, una tarta de manzana o un árbol de navidad de fruta.

Piensa que de esta forma no solo te ayudas a ti al tener opciones más ligeras y saludables. También estas cuidando de los demás.

Ten en cuenta el Plato del Buen Comer.

Recuerda que tu ingesta diaria debe basarse en el Plato del Buen Comer, es decir, debe tener un 50% de fruta y verdura, un 25% de proteína de calidad y el 25% restante ser cereales integrales.

Escribí una publicación en instagram que te puede ayudar. Además si quieres saber como planificar tus comidas según esta guía te recomiendo que te inscribas al Taller de Planificación del Menú.

Y si ya tienes planificado más o menos el menú y crees que no cumple con esta guía, te recomiendo que leas la siguiente publicación sobre Cómo mejorar nuestros platos para que sean saludables.

Prioriza la calidad vs la cantidad.

¿Normalmente haces 20 entrantes, 3 platos principales y 10 postres, solo por ser un día especial? Pues te recomiendo que cambies esa perspectiva y pienses en una Navidad de calidad.

Realiza 4-5 entrantes de buena calidad, 1 exquisito plato principal y 2-3 postres deliciosos y originales y sorprende a tus invitados con platos de calidad. De esta forma si que será una Navidad especial para todos y no necesitaremos comer sobras durante lo que queda de Diciembre y parte de Enero.

Cuidado con la sobremesa.

No dejes comida encima de la mesa una vez que hayáis terminado de comer, de esta forma lo único que puedes conseguir es seguir comiendo a pesar de no tener hambre, por el simple hecho de tener la comida a la vista. Si no es tu casa puede llevar algún postre con fruta para recurrir a el si no puedes evitarlo.

Respeta a tu cuerpo.

Escucha siempre tus señales de hambre y saciedad. Tu cuerpo suele saber a la perfección cuando necesita comer y cuando no. Si ves que no puedes controlar tus ingestas o que posiblemente tu cuerpo no reciba correctamente las señales porque se haya descontrolado, te recomiendo que contactes con un profesional de la nutrición.

No focalices la Navidad en la comida.

Durante estas fechas nos encanta juntarnos con amigos y familiares, ¿qué sueles hacer con ellos? Espero que no sea solo comer y cenar. Si es así te dejo varias opciones de actividades que se pueden hacer más allá de COMER.

  1. Ir a caminar en familia.
  2. Jugar al fútbol, baloncesto, tenis, con los amigos o familiares.
  3. Jugar a juegos de mesa, monopoli, cartas, bingo.
  4. Hacer un karaoke

Hay tantas opciones como hobbies quieras practicar.

Piensa en positivo.

Lo que hagas en un día, o en cuatro en este caso, no será importante si contamos con los 365 días del año.

Con esto quiero decir que si durante todo el año te cuidas y tienes objetivos saludables, no te preocupes por lo que puedas comer durante esos días, si no pierdes tu hábitos y sabemos como gestionar estas situaciones especiales, no pasa nada si te comes un trozo de turrón o bebes una copa de cava para el brindis. La respuesta está en la constancia.

De igual modo, que si no te cuidas durante todo el año, no pienses que por hacerlo esos cuatro días no tendrás los efectos que puede tener en el cuerpo un mal hábito.

Tips para una Navidad sin remordimientos
Tips para llevar una Navidad especial sin remordimientos

Espero que te haya gustado la publicación, si quieres añadir algún punto más o compartir tus Navidades no te cortes y comenta.

Además, si quieres saber más sobre cómo llevar mejor las Navidades y elaborar el menú de Navidad conmigo te espero el Viernes 18 de Diciembre en el Taller de Una Navidad Especial sin remordimientos a las 18:00. Para más información y reservas escríbeme al 641 223 662 o a info@nutriana.es.

¡Os deseo una Feliz Navidad y felices fiestas a todos!

Deja un comentario