En este momento estás viendo Dieta y cáncer, una grata sorpresa

Dieta y cáncer, una grata sorpresa

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El pasado 4 de Febrero fue el Día Mundial contra el Cáncer y por he ello he decidido realizar esta publicación, para dar un poquito de coherencia y rigor científico al asunto. Hoy me he sorprendido gratamente. Cuando he ido a comprobar cómo está internet de informado sobre la alimentación y el cáncer, buscando Dieta y cáncer, y pensado que me encontraría barbaridades como las de hace unos años: ‘’dieta milagrosa cura el cáncer’’, ‘’superalimentos que curan el cáncer’’, ‘’prueba mi método, yo me curé de cáncer’’,… todo eso había desaparecido (aún queda un rastro, pero mínimo).

¡Qué alegría! Cuando buscamos en internet dieta y cáncer ya podemos encontrar información más fiable: aparece Julio Basulto (nutricionista referente) con su libro ‘’Dieta y cáncer’’ y sus muchas entrevistas, recomendaciones de alimentación saludable para ‘’prevenir’’ el cáncer, e incluso encontramos ‘’no, la dieta alcalina no cura el cáncer’’. Es una maravilla.

Como bien destacan la mayoría de estas páginas: Curar no es lo mismo que prevenir. Parece que está quedando cada vez más claro, que la dieta no puede curar el cáncer, aunque sí que podemos hacer algo por prevenirlo o reducir el riesgo de que aparezca a través de esta.

¿Qué relación existe entre la alimentación y el cáncer?

Los estudios, por mucho que han intentado buscar un componente específico de la dieta que sea causante del cáncer o de su salvación, no han conseguido ningún dato claro que nos diga esto sí o esto no. Ya que hay muchos factores que intervienen en la aparición del cáncer.

Lo que si se ha demostrado es que hay hábitos que aumentan el riesgo de sufrir diversos tipos de cáncer entre los que se destacan el tabaco, el exceso de peso, la alimentación y el sedentarismo.

Factores de riesgo en la generación del cáncer
Impacto de factores de riesgo y causas de generación de cáncer. Situación de cáncer en España. Imagen de Cris contra el cáncer.

Obesidad y cáncer

Como se puede observar en el gráfico, la obesidad es la segunda causa de cáncer, después del tabaco.

La obesidad es un factor de riesgo para el cáncer de útero, esófago, pancreático, colon, de mama tras la menopausia, riñón y de endometrio y aumenta también la probabilidad de sufrir cáncer de hígado y vesícula biliar. Esto es debido a que estos sujetos tienen incrementados los niveles de glucosa en sangre, la insulina, el factor de crecimiento IGF-1 y los estrógenos, lo cual activa las vías metabólicas y oncogénicas que estimulan el crecimiento de las células pre-cancerígenas.

Relación entre la obesidad y localización tumoral
Número de casos atribuible a la obesidad a nivel mundial para el año 2012, lo localización tumoral.

Dieta y cáncer

Sin embargo, no es el único factor. Esta relación no existe solamente en personas obesas. Un exceso en la ingesta dietética de ciertos nutrientes, bebidas o compuestos químicos está asociado con un mayor riesgo de sufrir cáncer, independientemente de si hay obesidad o no. Estas sustancias o alimentos son principalmente las bebidas alcohólicas, las cuales se relacionan con los cáncer del aparato digestivo, sobre todo de la cavidad oral, esófago, páncreas, hígado y mama; la carne roja o procesada que se relaciona con cáncer gástrico y de colon; y la sal o los productos salados en los tumores gástricos.

Por el contrario, la ingesta de fruta, verdura y fibra se ha asociado con un menor riesgo de cáncer, entre los que se incluye el cáncer de pulmón y colon.

Esto no nos tiene que llevar al error y a reduccionismos, ya que la dieta es muy compleja y no tomamos un único tipo de alimentos, sino que es algo global y se trata de mejorar en general, disminuyendo en todo lo posible ese riesgo. Piensa que la vida es como la ruleta rusa, en el que tenemos una pistola con varios cartuchos; puede ser que con un disparo salga la bala o puede ser que nunca salga. Lo que sí sabemos es que cuanto más disparemos (mala alimentación + sedentarismo + tabaco + alcohol…) más probabilidad tendremos de que salga la bala (aparezca el cáncer).

Suplementos

Del mismo modo ocurre con los suplementos. Se ha observado como varios micronutrientes pueden tener un efecto beneficioso disminuyendo el riesgo de sufrir diferentes tipos de cáncer como de pulmón, próstata o colon. Sin embargo, el efecto cuando se da el suplemento no es el mismo que si se obtiene ese nutriente a partir de los alimentos, siendo este último, más efectivo, debido a la acción sinérgica de los nutrientes del alimento.

Recomendaciones para disminuir el riesgo de cáncer:

Dentro de las cosas a nivel nutricional que podemos hacer para disminuir ese riesgo encontramos:

  • Mantener un peso saludable.
  • Basar nuestra dieta en frutas, verduras y cereales integrales.
  • Limitar la ingesta de carnes rojas y procesadas.
  • Limitar la ingesta de grasas saturadas y ácidos grasos trans.
  • Limitar la ingesta de comidas y bebidas con un alto índice glucémico y gran contenido en azúcares.
  • Limitar el consumo de sal y alimentos salados y ahumados.
  • Evitar la ingesta de alcohol.
  • Dejar de fumar (en el caso que lo hagas).
  • Evitar el uso de suplementos y aportar suficientes vitaminas, minerales y otros micronutrientes a través de los alimentos naturales.

Beneficios de una buena alimentación durante el tratamiento contra el cáncer

También se ha observado un beneficio de una adecuada alimentación en la recuperación del cáncer, es decir, mientras se realiza el tratamiento.

Llevar una buena alimentación durante el tratamiento contra el cáncer es muy importante ya que tanto la enfermedad como el tratamiento pueden cambiar la forma en la que come, además, las necesidades cambian.

Las necesidades nutricionales varían para cada persona, tratamiento o tumor, y por tanto, hay que individualizar con el objetivo de:

  • Hacerte sentir mejor.
  • Mantener un nivel elevado de fuerza y energía.
  • Mantener un peso adecuado y las reservas nutricionales.
  • Tolerar mejor los efectos secundarios del tratamiento.
  • Reducir el riesgo de infecciones.
  • Recuperarse lo más rápidamente posible.

Alimentación saludable durante el cáncer ¿Qué es?

Una alimentación saludable significa comer una variedad de alimentos, con el objetivo de obtener los nutrientes necesarios para que el cuerpo se mantenga lo más fuerte posible, y se recupere lo mejor posible de la enfermedad y los efectos secundarios del tratamiento.

Uno de los efectos secundarios más comunes durante el tratamiento es la falta de apetito debido sobre todo al malestar, náuseas o vómitos, eso puede llevarnos a una bajada de peso excesiva y a un empeoramiento del estado de salud y estado nutricional.

Consejos para comer más y mejor.

  • Realizar de 5-6 comidas en vez de 3 comidas abundantes, esto ayudará a consumir la suficiente energía y nutrientes, incluso si no tiene mucho apetito.
  • Comer tus alimentos favoritos a cualquier hora del día.
  • Hacer la comida principal en el momento del día que más hambre tenga.
  • Trata de tomar comidas ricas en calorías y proteínas en cada comida. ( Hay que tener cuidado porque el efecto saciante de la proteína puede impedir que comas lo suficiente).
  • Formas de aumentar la ingesta de proteínas y disminuir el efecto saciante: añade leche en polvo o proteína en los vasos de leche, incluye queso en cremas y sopas, haz cremas y purés con las legumbres, incluye huevo en tus preparaciones,…
  • Hacer algo de ejercicio o caminar antes de comer para aumentar el apetito.
  • Hidratar a través de agua y bebidas nutritivas: batidos caseros hechos con leche entera o yogur griego, caldos con queso y verduras,…
  • Beber la mayor parte del agua entre comidas y no durante las comidas, de esta forma evitaremos llenarnos con agua.

Alimentos más estudiados en el cáncer

Como ya he dicho, se han realizado una gran cantidad de estudios con el objetivo de ver que efecto tienen diversos nutrientes en el cáncer; tanto para su prevención como para mejorar el tratamiento.

Proteínas:

Necesarias para la reparación del tejido corporal como para mantener nuestro sistema inmune sano. Una persona con cáncer necesita más proteína que una persona sana.

Alimentos ricos en proteínas: productos lácteos enteros, huevos, carnes, aves y pescado, legumbres, frutos secos y semillas.

Agua:

En muchas ocasiones el tratamiento provoca vómitos o diarrea. En estos casos, necesitaremos consumir suficiente agua para que no se produzca una deshidratación.

Alcohol:

Aunque se ha intentado demostrar que el vino tinto reduce el riesgo de cáncer, no hay evidencia científica de tal asociación.

Lo que si se ha demostrado es que al alcohol causa cáncer. El consumo excesivo o regular de alcohol aumenta el riesgo de presentar cáncer en el aparato digestivo (cavidad bucal, faringe, esófago, colon y recto) además de cáncer de laringe, hígado y seno. El riesgo de padecer cáncer aumenta con la cantidad de alcohol, es decir, a mayor alcohol más riesgo hay de que aparezca cáncer.

Antioxidantes y vitamina C.

Se ha demostrado como los antioxidantes que adquirimos a través de la dieta ayudan a previenen el daño de los radicales libres asociados con la formación de cáncer. Sin embargo, cuando hablamos de suplementos administrados por vía oral no se recomiendan debido a su ineficacia.

Edulcorantes artificiales.

Se han realizado diversos estudios sobre la seguridad de varios edulcorantes, como la sacarina, el aspartamo, el acesulfamo de potasio, la sucralosa, el neotame y el ciclamato, no habiéndose encontrado evidencia clara sobre una asociación directa de estos con el cáncer.

Carne chamuscada.

Durante el cocinado de la carne a alta temperatura se forman compuestos químicos, como las aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos policíclicos, los cuales han mostrado ser causantes de cáncer en animales.

Verduras crucíferas.

Muchas verduras como el brócoli, la coliflor o la alcachofa contienen compuestos químicos con posibles efectos anticancerosos, sin embargo, hay que realizar más estudios en seres humanos.

Vitamina D.

Estudios epidemiológicos han indicado que niveles altos de vitamina D en sangre pueden estar asociados a un menor riesgo de cáncer de colon y recto.

Omega 3 y aceite de pescado.

El omega 3 es muy utilizado en los pacientes con cáncer debido a que se ha demostrado que tiene potencial el efecto antitumoral cuando se administra junto a la quimioterapia.

Curcumina.

La curcumina es el compuesto principal de la cúrcuma (especie de origen indio). Este compuesto ha demostrado tener un efecto inhibitorio del crecimiento de las células tumorales, sin embargo, no hay suficientes evidencias de que sea un suplemento seguro en el tratamiento contra el cáncer.

Alimentos más estudiados en el cáncer
Alimentos más estudiados en el cáncer

Conclusión

Al final tenemos que tener claro que el cáncer puede aparecer por una multitud de factores, de los cuales algunos podemos controlar y otros no. La alimentación y la actividad física son factores que podemos controlar y que como podemos ver son muy importantes en la prevención y la recuperación del cáncer.

No debemos olvidar tampoco que en el caso de que ya suframos la enfermedad debe de ir siempre con un tratamiento adecuado, ya que como decía al principio Curar no es lo mismo que prevenir, y la dieta previene, pero no cura.

Todos tenemos que seguir luchando por el lado que nos toca. Para aquellos que sufren la enfermedad decirles que sigan luchando, que desde la parte que nos toca seguiremos trabando para lograr un mundo donde el cáncer se pueda curar de la mejor forma posible y donde los efectos secundarios sean los mínimos.

Mucho ánimo y fuerza para los afectados, los familiares y allegados y los profesionales que acompañan y luchan juntos.

Bibliografía

Nutrition for People with cáncer. American Cancer Society. https://www.cancer.org/treatment/survivorship-during-and-after-treatment/coping/nutrition.html 

Dieta. Causas y Prevención. Instituto Nacional del Cáncer. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/dieta

Vernieri, C. et al.Diet and supplements in cancer prevention and treatment: clinical evidences and future perspectives. Critica Reviews in Oncology/Hematology, 2018: 123; 57-73

SEOM. Sociedad Española de Oncología Médica. Las cifras del cáncer en España, 2022. https://seom.org/images/LAS_CIFRAS_DEL_CANCER_EN_ESPANA_2022.pdf

Situación del cáncer en España. Cris contra el cáncer. https://criscancer.org/es/cancerespana2020/

Deja una respuesta